"Jesús le respondió:

«Está escrito: "El hombre no vive solamente de pan,

sino de toda palabra que sale de la boca de Dios"».

(Mt. 4,4)

REMEDIOS CONTRA LAS TENTACIONES

San Francisco de Sales

  • LA ORACION. “Apenas experimentamos alguna tentación, haz como los niños pequeños cuando ven al lobo, o al oso en el campo, que inmediatamente corren a los brazos de su padre o de su madre, o al menos los llaman en su ayuda. Recurre a Dios invocando su auxilio y su misericordia; este es el remido que el Señor nos enseñó (Mt. 25,41): Velad y orad para no caer en la tentación” (ibid., c7 p.234).
  • LA SANTA CRUZ. “Y si ves que ella, a pesar de todo, continua o aumenta, corre en espíritu a abrazarte a la santa Cruz, con si tuvieses a Cristo crucificado delante de ti (ibid., p.235).”
  • PROTESTA Y RENUNCIA CONTRA LA TENTACION. “Protesta jamás consentir y pídele fuerzas, perseverando contra el mal mientras te dure la prueba” (ibid.).
  • APARTA LA MENTE. “Después de tales actos de protesta y de renuncia no mires cara a cara a la tentación; pon los ojos solamente en nuestro Señor, pues si te fijas demasiado en ella, sobre todo siendo muy violenta, te expondrías a ser vencido” (ibid.).
  • OCUPARSE EN BUENAS OBRAS. “Divierte el espíritu en cualquier obra buena y digna de alabanza, cuyos pormenores, al penetrar dentro del corazón y ocupar en él un puesto, desplazaran a las tentaciones y a las sugestiones malignas” (ibid.)
  • ABRIR LA CONCIENCIA AL DIRECTOR ESPIRITUAL. “El gran remedio contra las tentaciones sean grandes o pequeñas, es desahogar el corazón, haciendo participe de las sugestiones, los sentimientos y afectos que experimentes a tu director; la primera condición impuesta por el enemigo al alma que busca seducir es el silencio, como lo suelen hacer los que intentan seducir a las mujeres y jovencitas, que antes de nada les aconseja callar esas propuestas a los padres y maridos respectivos; por el contrario, Dios, mediante sus inspiraciones, nos ordena ser claros con nuestros superiores y directores” (ibid.).
  • NO DISCUTIR CON EL ENEMIGO. “No discutas con tu enemigo y no le respondas palabra, a no ser lo que le dijo Cristo cuando le lleno de confusión; Apártate, Satanás, pues escrito esta: Al Señor tu Dios adoraras y a él solo servirás (Mt 4,10)… El alma devora, viéndose asaltada por la tentación, no debe perder el tiempo en discusiones ni altercados, sino volver a Jesucristo, su esposo, haciéndole protestas reiteradas de fidelidad y de empeño decidido de perseverar siempre suya” (ibid.).

 

9 y le dijo: «Te daré todo esto, si te postras para adorarme».

10 Jesús le respondió: «Retírate, Satanás, porque está escrito:

"Adorarás al Señor, tu Dios, y a él solo rendirás culto"».

11 Entonces el demonio lo dejó, y unos ángeles se acercaron para servirlo”.

(Mt. 4, 9-11)

Pongamos nuestra vida en el Inmaculado Corazón de la Bienaventurada siempre Virgen Santa María,

para Ella, nos cubra con su manto sagrado de todas las acechanzas del enemigo.

Nuestra Señora de Walsingham.

Ruega por nosotros.

Búsquedas

Calendario de Eventos

Marzo 2021
L M X J V S D
28 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3