"Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo".

(Jn. 16, 20b)

"Reflexión  del Obispo de Roma Papa Francisco"

"Tampoco nosotros encontraremos la vida si permanecemos tristes y sin esperanza y encerrados en nosotros mismos. Abramos en cambio al Señor nuestros sepulcros sellados ―cada de nosotros los conoce―, para que Jesús entre y lo llene de vida; llevémosle las piedras del rencor y las losas del pasado, las rocas pesadas de las debilidades y de las caídas. Él desea venir y tomarnos de la mano, para sacarnos de la angustia. Pero la primera piedra que debemos remover esta noche es ésta: la falta de esperanza que nos encierra en nosotros mismos. Que el Señor nos libre de esta terrible trampa de ser cristianos sin esperanza, que viven como si el Señor no hubiera resucitado y nuestros problemas fueran el centro de la vida". (Homilía de S.S. Francisco, 26 de marzo de 2016).

Reflexión del Obispo Emérito de Roma Benedicto XVI

"Jesús cuando, dirigiéndose a sus discípulos, afirma: "volveré a veros y se alegrará vuestro corazón y nadie os quitará vuestra alegría". Son palabras que indican una propuesta rebosante de felicidad sin fin, del gozo de ser colmados por el amor divino para siempre. Plantearse el futuro definitivo que nos espera a cada uno de nosotros da sentido pleno a la existencia, porque orienta el proyecto de vida hacia horizontes no limitados y pasajeros, sino amplios y profundos, que llevan a amar el mundo, que tanto ha amado Dios, a dedicarse a su desarrollo, pero siempre con la libertad y el gozo que nacen de la fe y de la esperanza. Son horizontes que ayudan a no absolutizar la realidad terrena, sintiendo que Dios nos prepara un horizonte más grande, y a repetir con san Agustín: "Deseamos juntos la patria celeste, suspiramos por la patria celeste, sintámonos peregrinos aquí abajo." Queridos jóvenes, os invito a no olvidar esta perspectiva en vuestro proyecto de vida: estamos llamados a la eternidad. Dios nos ha creado para estar con Él, para siempre. Esto os ayudará a dar un sentido pleno a vuestras opciones y a dar calidad a vuestra existencia". Benedicto XVI, Mensaje para la XXV Jornada Mundial de la Juventud, 2010.

NO TARDA EL SEÑOR EN CUMPLIR LO PROMETIDO. San Agustín

 

Homilía de maitines

III DOMINGO DE PASCUA

Homilía de San Agustín, Obispo.

Tratado 101 sobre san Juan hasta el fin

"Este poco significa todo el espacio que recorre el presente siglo. Por esta razón el mismo Evangelista escribe en su Epístola: “Estamos ya en la última hora”. Y Jesús añade: “Porque me voy al Padre”; lo cual ha de referirse a las primeras palabras, en que dice: “Dentro de un poco, y ya no me veréis”, y no a las últimas: “Porque después me volveréis a ver”. Al ir al Padre, debía en efecto, ocultarse de sus miradas, y por sus palabras no significa que había de morir, permaneciendo fuera de su presencia hasta que resucitara, sino que había de ir al Padre, lo cual cumplió después de su resurrección, subiendo al cielo después de conversado con ellos por espacio de cuarenta días.

Cuando dijo: “Aun un poco y ya no me veréis más”, se dirigía a aquellos que entonces  le veían corporalmente presente, y les hablaba de esta forma porque había de ir al Padre, y después de su ascensión ya no le verían en carne mortal, del modo que lo contemplan cuando decía estas cosas. Pero cuando añadió: “Y de ahí a otro poco no me veréis”, lo prometió a la Iglesia Universal, como también hizo a toda la Iglesia esta otra promesa: “He ahí que yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo”. No tarda el Señor en cumplir lo prometido. Dentro de poco tiempo lo veremos. Entonces ya nada le pediremos, nada le preguntaremos, supuesto que ya nada desearemos ni quedará nada desconocido para aprender.

Este poco nos parece largo, por lo mismo que aún se está realizando. Cuando esté terminado, entonces veremos lo muy corto de su duración. Por lo mismo, no queremos gozar como lo hace el mundo, del cual está escrito: “El mundo se gozará”. Con todo, procuremos que durante el parto del deseo de la eternidad nuestra tristeza no este privada de gozo. Como dice el Apóstol: “Gocémonos con la esperanza; permanezcamos pacientes en la tribulación”. En efecto, la mujer que esta de parto, a la que somos comparados, más se goza del hijo que espera, que está triste por el dolor presente".

“Si tanto nos llenan de gozo estos días pasajeros en los que recordamos con devota solemnidad la pasión y resurrección de Cristo, ¡qué dichosos nos hará el día eterno en que le veremos a ÉL y permaneceremos con ÉL, día cuyo solo deseo y expectación presente ya nos produce alegría”.

San Agustín, Sermón 229 D, 2

Nuestra Señora y Madre de Walsingham, a Ti encomendamos a todos los enfermos en el cuerpo y en alma.

Intercede ante Tu Divino Hijo por cada uno de ellos, que ÉL, es nuestra Salvación. 

Búsquedas

Calendario de Eventos

Mayo 2021
L M X J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5